Futuro 2019

Jalisco, México

+52 33 3142 3768

+52 33 1513 5549 

hola@hayfuturo.mx

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon

¿QUÉ QUEREMOS?

Construir un Jalisco seguro, sustentable, y en paz. Donde el desarrollo no sea sinónimo de enriquecimiento de pocos y pérdida de calidad de vida de la mayoría, donde la juventud y niñez tengan alternativas de presente y futuro. Un Jalisco que defienda los hospitales y las escuelas públicas, que conserva su ecosistema, que amplía los derechos de todas las personas y que celebra la libertad, la diversidad, la democracia y la igualdad.

 

¿EN QUÉ CREEMOS?

Creemos en una democracia participativa, vigilante y corresponsable, conscientes de que ésta sólo se puede realizar garantizando condiciones materiales básicas de bienestar.


Creemos en el municipio como el orden de gobierno que más está en contacto con las personas, pero también el más olvidado. Creemos en la política, en el diálogo, en la generosidad y la rendición de cuentas

 

NUESTRA HISTORIA

Somos un grupo de personas que nos empezamos a organizar a partir de un momento fundamental para la historia de nuestro país. En 2011 grupos de personas recorrieron nuestro país exigiendo un paro a la violencia. Luego,  las movilizaciones en todo el mundo se replicaron  con consignas que nos llamaron a ocupar las calles para gritar: “no nos representan”. En nuestro país jóvenes salieron a las calles a volver a develar una clase política alejada, cínica y que tenía secuestrado a los medios de comunicación.

En 2014, nuestro país entró en parálisis con la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa y al día de hoy, los responsables siguen sin pagar.

La crisis de un sistema económico injusto, de los altos índices de desigualdad y de concentración de riqueza, la violencia producto de una guerra sin sentido, el olvido de las instituciones a las personas y los problemas que enfrentan quienes habitan este país fueron detonantes para miles de personas que decidieron tomar la política en sus manos desde distintos espacios.

En este contexto, decidimos tomar la política en nuestras manos. En 2013 tuvimos la iniciativa de construir un partido político nacional, uno que dejara de representar corrupción, acumulación de poder y la protección de intereses de pocos. Activamos algunos espacios en todo el país, pero construir un partido político en México tiene muchos obstáculos para quienes nos organizamos de manera austera, colectiva y sin pactos con los poderosos. En ese momento también se discutía una reforma política que permitía que ciudadanos y ciudadanas pudieran participar en la boleta. Así fue como desistimos de construir un partido, pero no de seguir organizándonos y de hacer política. Creamos Wikipolítica Jalisco en Octubre 2014, con miras a construir un espacio de encuentro de participación política y de lucha para construir instituciones para las personas.

En 2015, Pedro Kumamoto fue nuestro primer vocero. Con una campaña política sumamente austera, innovadora, de calle y bajo el lema “Los Muros sí caen”, logramos llegar al Congreso del Estado de Jalisco con 57 mil votos y ocupar el primer espacio independiente.

En el Congreso logramos hacer un ejercicio de apertura y trabajo con movimientos de migrantes, personas que han luchado contra la corrupción, grupos vecinales organizados frente a los intereses inmobiliarios, colectivos de mujeres y de medio ambiente. Logramos que el ejemplo y acciones de un solo diputado y su equipo obligaran a otros a cambiar prácticas y adoptar nuevas agendas. Aprobamos #SinVotoNoHayDinero, una iniciativa que disminuyó a la mitad el presupuesto a los partidos políticos a través de una fórmula que pudiera incentivar que hicieran mejor su trabajo. Fiscalizamos el presupuesto enviado por el ejecutivo y lo abrimos a las personas. Salimos a hacer lo que ningún representante había hecho: rendir cuentas. Recibimos a vecinos y vecinas en nuestra oficina en la Sala J2. Hicimos pública nuestra agenda de trabajo, Pedro renunció al 70% de su sueldo para denunciar la disparidad de realidades entre la clase política y el 99% de las personas de este país. Ese recurso se destinó a la construcción de Germina, un fondo que acompañó a esfuerzos del estado en temas de género, medio ambiente, justicia social y participación cívica. Construimos el equipo de trabajo a través de una convocatoria abierta para tener a las personas con más vocación de servicio y experiencia. Además, las personas podían revisar la justificación de cada uno de nuestros votos en el pleno.

Nuestro paso por el Congreso fue fundamental para nuestro presente. Decidimos que queríamos seguir ocupando espacios en las instituciones para abrirlas, habitarlas e impulsar nuestro Programa de las Personas. Fue así que empezamos un proceso para impulsar 13 candidaturas a nivel local, federal y en el Senado.

Campaña 2018

Desde Octubre de 2017 hasta Febrero del 2018 recolectamos las firmas para poder participar a través de candidaturas independientes. Trabajamos con personas que nos donaron sus mañanas o tardes libres para caminar de la mano, tocar casas y llevar nuestro mensaje a las calles: “las personas comunes queremos participar en la política de nuestras ciudades, estados y país”. Convencimos a 180 mil personas de firmar para que pudiéramos aparecer la boleta. Cada firma fue con la convicción y voluntad de apostarle a esta fuerza política.

Durante meses recorrimos el estado, conocimos personas valientes que no habían cedido ante las problemáticas de sus municipios. Salimos adelante a pesar de la guerra sucia, sin importar que algunas personas subestimaron nuestras ideas, pues teníamos claro que reaccionaban así porque ponemos en juego sus intereses personales, porque tenemos claro que con las personas no se juega y que las instituciones y la política son para ponerlas al servicio de nuestras abuelas y abuelos, de nuestras hermanas y hermanos, hijos e hijas, para conseguir un mejor estado y país para todas y todos.

Cada día de campaña vivimos momentos llenos de alegría, tristeza, presión, pero más importante: afirmamos nuestro deseo de hacer política para cambiar la realidad. Logramos la campaña más austera de Jalisco, por cada voto que obtuvimos gastamos solo 7 pesos, en comparación con los 41 pesos por voto que invirtieron otras fuerzas políticas. Llegó el 1ero de Julio, más de un millón de personas salieron a votar por “el arbolito”. 

A partir de ahí, comenzó un proceso de reflexión en nuestro movimiento sobre nuestro futuro. El resultado fue la decisión fue convertir y materializar esta fuerza política en un partido político local y utilizarlo como medio para recuperar el futuro de las personas de este estado.